Dormir bien es vital para los niños. Los niños necesitan más horas de sueño que los adultos y dormir bien es importante durante todas las etapas del desarrollo infantil. Equipar su cama con un colchón de calidad es una parte fundamental para asegurarse de que los niños duerman lo que necesitan.

Saber cómo elegir un colchón para un niño se superpone bastante con la elección de un colchón para un adulto, pero hay diferencias significativas a tener en cuenta.

 

Una diferencia clave es que la seguridad es una preocupación mayor al comprar camas para niños, especialmente para bebés que duermen en cunas. Asegurar que el colchón cumpla con las pautas de seguridad es de suma importancia.

 

Otra diferencia es el tamaño de la cama. A diferencia de los adultos, los niños pueden superar una cama, por lo que es necesario pensar en el tamaño de colchón más apropiado según la edad del niño y su crecimiento esperado.

 

Dependiendo de la edad del niño, es posible que pueda usar un tamaño más pequeño (Twin o Twin XL) de una cama diseñada para adultos. En otros casos, los padres pueden preferir un colchón construido específicamente para niños. Elegir entre el grupo de camas disponibles para adultos significa una selección más amplia de tipos, modelos y marcas de colchones.

 

El costo de un colchón para niños puede ser otro punto de divergencia. Muchas camas para niños son más pequeñas y delgadas, y la cantidad reducida de materiales puede hacerlas menos costosas. Sin embargo, hay algunas camas para niños que están diseñadas con muchas características adicionales y pueden tener un precio similar al de un colchón para adultos.