secadora

La secadora puede ser un electrodoméstico bastante útil sobre todo en climas fríos. Sin embargo, no debemos olvidar que se trata de un aparato de gran potencia y no todos los tejidos son aptos. Evita desastres al momento de lavar la ropa cuando conozcas que sí y que no puedes meter en la secadora.

Ropa que no debes meter jamás a la secadora si no quieres que se encoja

1. Trajes de baño y bikinis: Soportan perfectamente el calor en la playa, pero nada tiene que ver la temperatura de la secadora, capaz de deformar e incluso romper la lycra. No hay problema, por ejemplo, cuando hablamos de pequeñas cantidades de fibra elástica presentes en otras prendas como los pantalones vaqueros.

2. Medias y pantis: están confeccionadas con un delicado material que encoge con el calor. Además, el movimiento dentro del tambor también puede favorecer los enredos y enganchones con otras prendas, lo que puede provocar que se dañen,

3. Tapetes de baño: son los que están hechos a base de goma los que nunca debes meter, pues el intenso calor podría deformarlos y romperlos. Incluso el sobrecalentamiento del aparato podría dar lugar a un incendio si introducimos en la secadora una de estas alfombrillas.

4. Sujetadores: estas prendas de ropa interior son muy delicadas. Por eso, el calor y la agitación en el tambor de la secadora podrían deteriorar el tejido elástico, así como alterar la forma del sujetador. Lo mejor es secar este tipo de prendas íntimas al aire libre en posición horizontal, ya que al colgarlos podrían deformarse por el estiramiento.

5. Ropa con adornos: piedras y lentejuelas no son compatibles con el secado en secadora. Por tanto, si están incorporadas como parte de la decoración de una prenda, esta debería quedar directamente excluida de su uso. Lo mejor es colgarlos al aire libre si son finos o sobre una toalla en horizontal si son tejidos pesados que se puedan deformar.

6. Zapatillas deportivas: como podrás adivinar, el calor casi de seguro que encogerá la goma de las zapatillas de deporte, arruinando su poder de amortiguación. A la vez, las altas temperaturas que se alcanzan en la secadora estropean el adhesivo con el que se confecciona este tipo de calzado, provocando que se desprenda la suela.

7. Prendas no aptas: evita programar la secadora sin cerciorarte antes de que conoces la composición de todas las prendas y has consultado al menos una vez la etiqueta del fabricante. Si en la etiqueta dice que no va en la secadora es porque NO va allí. No lo intentes si quiera.